El verdadero reto al desarrollar el sistema fue encontrar una solución viable y abordable económicamente para la producción de los moldes sobre los cuales los componentes de las plantillas se basan. Previamente se deben acelerar y simplificar los procesos de trabajo, y aún así permitir tener una alta individualidad y variabilidad. La solución para Fatmir Langmeier fue una especie de sistema modular como un rompecabezas en lugar de producir un gran número de tiras para diferentes pies. El sistema se compone cuatro partes diferentes (antepie, área retrocapital, medio pie (metatarso) y retropie). Para estas partes Langmeier ha desarrollado un gran número de variaciones que se pueden combinar de acuerdo a la individualidad de cada paciente. La ventaja del material es que los usuarios que tienen su propia filosofía de plantilla pueden cambiar los elementos fácilmente a su manera.

 

¿Cómo desarrolló él las diferentes formas de módulo? 

Con su experiencia de larga data del trabajo diario en la tecnología de zapatos de ortopedia, el video análisis de deportes y el cuidado propioceptivo de la plantilla. Fatmir Langmeier tiene en su compañía una pista de 30 m de largo, esto incluye la posibilidad de videoanálisis así como sistemas de análisis posturales de bicicleta y columna. Cuando él comenzó a calcular las diferentes formas y módulos con un especialista en software, ya había documentado datos de más de 17.000 pacientes. No sólo las formas sino también los materiales y componentes de la plantilla son parte del sistema. Así OrmoSys pone a disposición un gran número de materiales diferentes de tapicería, de relación, refuerzo y construcción alcanzando así diferentes tipos de dureza y rigidez los que se pueden poner unos encima de otros en el método de sándwich, tomando calor en la placa de calefacción y ser conectados en el procedimiento de vacío.